Saltar al contenido
Kinergi · Blog · [Podcast] P9. El orden y la mente según el Feng Shui

[Podcast] P9. El orden y la mente según el Feng Shui

  • kinergi 

 

Revisamos hoy con más profundidad uno de los aspectos más relevantes del Feng Shui, del que ya hemos hablado antes, pero que tiene tanta importancia, que creemos fundamental que entiendas la razón.

En el objetivo máximo o final del Feng Shui está el trabajar el que llamamos Feng Shui Interior. Aquel que, al igual que hacemos con el espacio, colocará nuestro ser interno en la situación más favorable. Nuestros pensamientos, nuestra mente, nuestro corazón, nuestras emociones ocuparán su lugar, de modo que puedas emplearlos cuando los necesites.

El orden desata pasiones. En un extremo se encuentran personas que necesitan el control absoluto del espacio para sentirse seguras y en el lado opuesto tenemos a otras que se sienten incapaces o desbordadas por el caos en el que se rodean. Como casi siempre, ningún extremo es positivo, porque por eso son extremos. En los puntos intermedios encontrarás el equilibrio.

No queremos que confundas el desorden en general, con el desorden creativo. Este segundo es un desorden temporal que en ocasiones el artista, el cocinero, el escritor, … requieren para la ejecución de su trabajo. Pero una vez utilizado, se recupera el orden anterior. No nos referiremos a él cuando hablemos de desorden.

Un asesor de Feng Shui,, cuando visita un espacio por primera vez no quiere que los habitantes organicen el lugar para su visita. Necesita conocerlo en su situación habitual. El estado de la casa, del local, nos va a aportar mucha información de cómo está la persona en ese momento, en ocasiones desvelando aspectos de los que el individuo ni tan siquiera está siendo consciente. Recuerda que la mente tiene planos subconscientes, pensamientos y acciones que realizamos sin ser conscientes intelectualmente de ellos.

La relación dentro-fuera que se da entre mente y espacio es bidireccional. ¿Qué significa esto? Que tal y como se encuentra tu mente, habrá un reflejo en el entorno. Si necesitas organizar tu interior podrás trabajar desde las dos capas. Puedes realizar trabajo interno y también puedes apoyarlo/potenciarlo con un trabajo en el exterior. Conducirás de esta manera tu mente en la dirección del equilibrio en base a rodearla de patrones que puede emplear como modelos.

Al igual que los individuos están dotados de ciertas herramientas intrínsecas, cada espacio está dotado de sus propias tendencias. Si las conoces, puedes actuar sobre ellas para compensar los elementos que sean necesario y conseguir que el espacio sea favorable a tus objetivos.

Junto con eliminar lo que ya no es importantes para tu vida, el orden es la primera de las recomendaciones que siempre se marcan en una asesoría de Feng Shui. Clasifica y estructura tu interior te ayudará a saber qué herramientas tienes y dónde se encuentran; cómo acceder a ellas.

Otra consideración importante, es que tú orden, puede no ser el modelo perfecto de revista. Tus criterios pueden ser diferentes de los míos, pero sabrás si es un criterio válido si cuando buscas algo en tu casa, sabes siempre dónde está. Si no es así, quizás te autoengañas diciéndote a ti mismo que tu orden solo lo entiendes tú. Si no te está sirviendo, si pierdes el tiempo porque no localizas las cosas…replantéatelo. Sólo puedes ir a mejor. Tu sistema debe ser funcional.

En las ocasiones en las que te enfrentas a alguna situación confusa en tu vida, que no sabes cómo aceptar, que no encuentras la forma de enfrentarte a ella. Práctica el orden. Elige una zona de tu espacio (preferentemente aquel que está conectado con el arquetipo del problema al que te enfrentas) y pon tu mente a estructurarlo, a simplificarlo, a sintetizar lo importante y descartar lo fútil. Este inocente ejercicio, activará esos mecanismos en tu mente. Y esa inercia hacia la estructura se irá extendiendo hacia el resto de tus pensamientos. Como diría Elsa Punset: no es magia, es inteligencia emocional.

Algunos de los arquetipos que hemos comentado hasta ahora son:

    • Problemas con las relaciones sentimentales: pon a trabajar el orden en tu dormitorio. Ya te dimos claves en el Podcast 7 Sobre el amor y la pareja.
    • Problemas en el ámbito laboral: actúa sobre el despacho o sobre tu escritorio o lugar de trabajo.
    • Problemas con la familia o en el entorno social, puede ayudarte revisar el orden de tu salón.
    • Problemas de nutrición, cuando parece que nada me satisface en la vida, usa el arquetipo de la cocina.

 

Si bien toda la decoración zen o minimalista no tiene porque reflejar un buen Feng Shui, al revés sí que suele funcionar. Un espacio con un buen trabajo de

 Feng Shui, no estará abarrotado de objetos, dejará espacios abiertos y despejados para que fluyan y entren las energías y puedan moverse con libertad. Si tú no puedes moverte con facilidad por el espacio tampoco lo hará el qi (leído “chi”). Y en aquellos rincones a los que tu no puedas acceder, tampoco podrá acceder la energía y se estará generando un bloqueo. Elige el estilo decorativo que más te guste, pero preserva esa fluidez de movimiento dentro del espacio.

No siempre tendrás claro dónde está el problema en tu vida, sobre qué tienes que actuar. Sabrás que algo no marcha bien, pero a veces esa miopía que genera la proximidad a un problema, no te permite apreciarlo en toda su magnitud. En estos casos, un buen estudio de Feng Shui puede serte de mucha ayuda, ofrecerte las claves que no siempre verás. Sobre todo, a la hora de discernir si lo que te ocurre es algo que tú tienes que resolver o es algo que te está marcando la tendencia del año o del lugar en el que te encuentras.

Si necesitas un estudio de Feng Shui, para solicitar un presupuesto, puedes dirigirte a nuestro apartado de Asesoría.

No poder acceder en el momento adecuado al recurso de nuestra mente que necesitamos, para enfrentarnos a una situación. Porque no lo encontramos en nuestro desorden mental. Nos hará repetir el comportamiento que ya conocemos y repetirás los mismos errores una y otra vez. Esto es muy importante. Sin esa claridad que te da una mente despejada, te estarás limitando la evolución.

Trabajarás un poco el exceso de apego que en ocasiones (al menos los españoles y los mediterráneos) nuestra propia cultura/sociedad nos está dictando. El apego es normal, lo utilizamos como reafirmación en muchas ocasiones. Apego a nuestras cosas, a lugares, a nuestra gente; pero el exceso de apego es lo que deberías evitar.

Hazte la siguiente pregunta. ¿Por qué crees que necesitas conservar tantas cosas? Y si lo conservas, debes conservarlas siendo consciente de ello. Si al analizar, aun así, tu necesidad de conservar es demasiado grande. Puede ser un indicador de un bloqueo personal. ¿Te mantienes en el pasado? Plantéatelo. El pasado ya no existe. ¿Qué te retiene en él que no te permite avanzar?

Nuestras raíces son importantes. Pero, nos deben servir para apoyarnos en ellas y avanzar, no para lastrarnos y retenernos en el pasado.

No poder acceder en el momento adecuado al recurso de nuestra mente que necesitamos, para enfrentarnos a una situación. Porque no lo encontramos en nuestro desorden mental. Nos hará repetir el comportamiento que ya conocemos y repetirás los mismos errores una y otra vez. Esto es muy importante. Sin esa claridad que te da una mente despejada, te estarás limitando la evolución.

Trabajarás un poco el exceso de apego que en ocasiones (al menos los españoles y los mediterráneos) nuestra propia cultura/sociedad nos está dictando. El apego es normal, lo utilizamos como reafirmación en muchas ocasiones. Apego a nuestras cosas, a lugares, a nuestra gente; pero el exceso de apego es lo que deberías evitar.

Hazte la siguiente pregunta. ¿Por qué crees que necesitas conservar tantas cosas? Y si lo conservas, debes conservarlas siendo consciente de ello. Si al analizar, aun así, tu necesidad de conservar es demasiado grande. Puede ser un indicador de un bloqueo personal. ¿Te mantienes en el pasado? Plantéatelo. El pasado ya no existe. ¿Qué te retiene en él que no te permite avanzar?

Nuestras raíces son importantes. Pero, nos deben servir para apoyarnos en ellas y avanzar, no para lastrarnos y retenernos en el pasado.


Escucha los demás episodios del podcast en este link.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¡Estamos de vacaciones! Volvemos el 1 de Septiembre.