Saltar al contenido
Kinergi · Blog · [Podcast] P20. Consejos para el dormitorio de tus hijos y familiares mayores

[Podcast] P20. Consejos para el dormitorio de tus hijos y familiares mayores

  • kinergi 

Ampliamos la información sobre los dormitorios con algunas matizaciones a tener en cuenta en los dormitorios de otras personas que también vivan en tu casa como por ejemplo hijos, padres mayores o algún familiar con necesidades especiales.
El momento vital de cada persona define en gran medida sus necesidades principales y algunas de las características se van a trasladar al espacio de su dormitorio. Como ya hemos comentado en otras ocasiones una de las capas fundamentales del Feng Shui tiene que ver con los ciclos y con la escuela del tiempo. Así las características energéticas de un recién nacido, o las de un niño pequeño, son muy diferentes de las de un adolescente o una persona de edad avanzada.
En el caso de los pequeños primará el cubrir sus necesidades y crear un espacio donde estén y se sientan seguros. Los adolescentes por el contrario lo que les caracteriza es el hacer del dormitorio su territorio, su mundo, a veces un auténtico territorio comanche para los padres. Prácticamente viven dentro de su cueva/dormitorio y desde ahí se relacionan con sus amigos y sus redes.

Las personas de edad avanzada van a necesitar sobre todo disponer de un lugar tranquilo, al que puedan refugiarse para descansar del exceso de energía y de actividad de los más jóvenes.  En una fase vital mucho más yin, en la que tenderán al recogimiento, la calma y que debe ajustarse a ellos y facilitarles si presentan alguna dificultad de movilidad o salud. Dicho esto, es muy beneficioso para las personas mayores mantener el trato regular con los niños, con los nietos o incluso con mascotas, porque esto les inyecta dosis moderadas de vitalidad que les resultan muy favorables. Pero siempre de manera comedida.

Respetar los ciclos, en el diseño del espacio, ayudará a las personas que lo ocupan a estar mejor, estén en el ciclo que estén.
Si estás en proceso de preparar la habitación para un bebé que está próximo a nacer, te recomendamos que elijas el momento adecuado, no la prepares demasiado pronto, al menos espera a que el embarazo esté confirmado y haya superado las primeras fases. No te recomendamos preparar un cuarto de bebé antes de que se produzca el embarazo, hacerlo alimenta una tendencia de espera y espera, que puede dificultar o retrasar la confirmación del propio embarazo.

¿Qué debes tener en cuenta en la habitación de tus hijos?

  1. La cama es el elemento más importante, su colocación es lo primero que debe decidirse. Debe cumplir que disponga de un buen cabecero, pero sobre todo que, tumbado en la cama, tu hijo tenga en su campo visual la puerta de entrada al dormitorio. Si hay varias posiciones posibles, deberíamos evitar que los pies estén dirigidos directamente hacia la puerta de entrada.
  2. Si no puedes evitar que la cama tenga los pies, directamente hacia la puerta, deberías buscar una cama con un “pie de cama” o algún mueble auxiliar que haga de separador.
  3. En el caso de un dormitorio con literas, aunque no es el tipo de cama más aconsejable, deberían cumplirse varias condiciones:
    1. Que cada niño tenga suficiente espacio para que pueda, al menos, sentarse cómodamente en la litera.
    2. Mejor si el niño de peso más ligero duerme en la parte superior.
    3. Un buen consejo es pegar estrellitas adhesivas de las que brillan en la oscuridad, en el cielo de la cama inferior, para que ese efecto “eleve” energéticamente ese espacio.
    4. Si las camas no están alineadas o forman una L, se configurará para que sea la parte de la cabeza del niño que duerme abajo la que quede al descubierto. Siempre y cuando al hacerlo no incumplamos los puntos 1 y 2.
    5. No se recomienda usar ningún mueble que incorpore estanterías o altillos sobre la zona de la cama del niño. Ningún elemento grande colgado, ni apoyado en la repisa del cabecero. Si tienes este tipo de muebles, mientras buscas la forma de sustituirlos, emplea el mismo tipo de estrellas adhesivas que mencionábamos antes, porque algo eleva el efecto de opresión de la energía mientras duerme.
    6. Si se trata de una cama elevada, que aprovecha el hueco inferior. Mientras sea como zona de juegos es correcto, pero no debe emplearse para ubicar ahí un escritorio, ya que la disposición no es favorable. Queda muy encerrado, hará que al niño le cueste mucho estudiar y en muchos casos se acompañará de quedar de espaldas a la puerta, doblemente inadecuado.
  4. El dormitorio de tus hijos no es el lugar para guardar ni juguetes ni colecciones de los padres, a menos que el niño los haya hecho suyos. Tampoco para llenarlo de juguetes que hubieses querido para ti, se trata de que tus hijos tengan aquellas cosas que ellos aman y que significan algo para ellos, no para los padres. Evita también colocar trofeos o medallas de los padres o de otros hermanos que no ocupen esa habitación, no es nada favorable.
  5. Evitad emplear papeles pintados o ropa de cama con animales o muñecos. Muchos ojos que observan al niño generan el patrón de sentirse continuamente observado y evaluado. Un niño en ese tipo de cuarto no suele dormir bien, o tiene miedo o se van a dormir a la cama de los padres para huir de esa vigilancia.
  6. Si en la habitación hay muchos muñecos, estos se deberían quitar de la vista para dormir, por ejemplo, guardarlos en un cajón o armario y solo dejar el muñeco que emplee para dormir, si utiliza uno, el resto guardados. Este detalle tiene un gran impacto en el hecho de que tu hijo no tenga miedo, aprenda a ser más independiente. También para que no se orine en la cama, ya que están muy incómodos. Sienten la presión inconsciente de tener que satisfacer a todos los que le observan.

En general, busca la manera de que la cabeza de tus hijos no tenga nada encima o sobre ella. Que siempre pueda ver el techo sobre su cabeza al estar tumbado, como regla a recordar.
La clave es el respeto mutuo, déjale que se exprese: sus gustos, sus aficiones; en su cuarto. Siempre que se cumplan unos mínimos, tampoco es necesario que destroce la habitación. Respétale y le estarás enseñando a respetar él también a los demás. En el proceso, aprenderá a conocerse mejor, saber mejor lo que necesita.

Escucha siempre a tus hijos.

No tienen aún desarrolladas todas sus habilidades de comunicación, intentarán decirte lo que les molesta, lo que les incomoda, pero no siempre sabrán hacerlo. Si no les escuchas quizás no se atrevan a repetirlo.

El orden es importante en todos los espacios, la habitación de los hijos, sobre todo los adolescentes será un reto mayor. Acepta que en la adolescencia tus hijos tienen “su propio orden”, que para ti puede resultar demasiado experimental. Es una fase.

La adolescencia es un proceso vital muy importante y tremendamente complicada para tus hijos. Se están buscando a sí mismos, intentan descubrir quienes son para ello tienen que romper su enlace con los padres, para coger un poco de distancia y observarse.

En el caso de hijos de padres separados, aplica el Feng Shui a ambos dormitorios el que tiene en casa de papá y el que tiene en la de mamá. Pero que tengan sus cosas en ambos dormitorios, no siempre una maleta a rastras en plan nómada.

Otro error muy común que se ve en muchos padres: una vez que tus hijos se han independizado y ya tienen su casa; no se mantiene su habitación con cosas suyas en la vivienda de los padres. Pueden quedarse en casa de los padres cuando lo necesiten, lo normal es que siempre sean bienvenidos; pero las habitaciones una vez se independizan deben recuperarlas los padres para el uso que les sea más conveniente. Si el espacio se queda vacío, desocupado, en casa de los padres siempre faltará algo a nivel de energía. Puede ser muy duros para algunos padres dar este paso, ya que temen que los hijos lo interpreten como un rechazo, pero nada más lejos de la realidad, es conveniente para que los hijos puedan llevar una vida plena y autónoma. Al recuperar el espacio ayudas a tus hijos a crecer y minimizas el síndrome de nido vacío.

Cuando los niños son todavía pequeños es positivo que compartan habitación con hermanos. Incluso aunque sean de distinto sexo, para los niños pequeños la diferencia de género no existe.

También remarcar que los niños deben dormir siempre en su habitación, este siempre es un tema que suscita polémica porque muchos padres no lo ven así. Pero desde el enfoque del Feng Shui no hay ninguna duda al respecto, no se favorece en nada a los hijos permitiendo que duerman en la habitación de los padres, terminan desarrollando más miedos y problemas de independencia. Una puntualización: si tu hijo se resiste a dormir en una cama, pero no tiene problemas en dormir en cualquier otra, en tal caso podría existir alguna geopatía, que el niño con una sensibilidad natural percibe, y necesita evitar. En este caso deberías consultar a un profesional de Feng Shui o a alguien instruido en detectar este tipo de situaciones. Si lo necesitas tienes disponibles los servicios de Kinergi, la consultoría de Xussa Dueñas en caso de necesitar este tipo de ayuda, puedes contactar a través de https://kinergi.es/

Podemos darte un tip para descartar una geopatía, en el caso de tener un perrito de mascota, si el perrito duerme en la cama sin problemas es muy poco probable que exista una geopatía, porque los perros las evitan de forma natural. Ojo, aplica en el caso de un perrito pero no en el caso de un gato, ya que estos demuestran ser mucho más inmunes a las influencias del terreno y se adaptan a ellas, no las evitan con tanta contundencia.

Si, como muchos chavales ahora, tus hijos son de los que tienen un montaje de gamer en su habitación: monitores, ordendores, micrófono, luces led de colores, conexión a internet, etc; el consejo es que todo se conecte a una regleta con interruptor y por la noche no solamente deben estar apagados los equipos, también desconectar la regleta para evitar la actividad en stand-by.

Otro consejo que te damos, que aplica tanto a las habitaciones de tus hijos como si vive alguno de vuestros padres mayores con vosotros, es que hay que respetar que la habitación de cada uno debe ser de acorde a cada persona y que, aunque tu estés muy motivada con el Feng Shui e intentes persuadirles para que cumplan estas reglas, si las rechazan debes aprender a respetarlo también. El Feng Shui, aunque es para bien, no puede ni debe imponerse a los demás miembros de la familia. Es mejor predicar con el ejemplo y mostrar sus efectos favorables en los espacios en los que sí eres tú responsable.

En caso de ocuparte de alguna persona con necesidades especiales debido a una enfermedad o por su edad avanzada tendremos en cuenta algunas premisas sobre las ideas generales que aplican a todos los dormitorios. Primero que puedas atenderles con la máxima comodidad, si necesitas alguna herramienta, un elevador, silla de ruedas todo aquello que sirva para que podáis estar más cómodos tanto la persona cuidada como el cuidador. El cuarto se adaptará a su medida. Mantener la salud del cuidador tanto como la del paciente aquí es de vital importancia, ya que le afecta no solo a sí mismo sino también a la persona dependiente. Este mantenimiento del cuidador se extiende también a su salud mental y a su descanso. Si eres tú organízalo para que puedas tomarte pequeños periodos de descanso, busca ayuda externa si la necesitas. Estarás mejor, más fuerte y podrás darles ese cariño y esa paciencia que necesitan en estos momentos.

Si vives en pareja y cuidas de hijos, padres o enfermos; no te olvides de reservar espacios sólo para la pareja donde no hagáis nada que tenga que ver con vuestras obligaciones, ni tan siquiera habléis de ello. Son desconexiones imprescindibles para mantener una buena relación.

En nuestra vida, como en nuestra vivienda, debemos tener un Bagua/pakua completo, donde todas las áreas de la vida, todos los arquetipos, estén presentes y tengan un peso similar (la mayor parte del tiempo).

Lo más destacado:

La prioridad en la organización será siempre la colocación de la cama, bien ubicada, con control de la puerta, cabecero y sin nada sobre la cabeza.

En segundo lugar, si conoces tu número kua y puedes colocarte en una dirección favorable, será una mejora.

Los elementos eléctricos siempre apagados mientras se duerme, incluidos móviles y radiodespertadores.

Los muñecos (los ojos que observan al niño) deben recogerse por la noche para dormir.

Ningún espejo debe reflejar la cama, si hay alguno, debe cubrirse por las noches.

No coloquéis el escritorio de los niños de cara a la pared, si no hay otra opción buscar un mueble con ruedas que permita desplazarlo para usarlo y recogerlo después; tampoco de espaldas a la puerta y si no hay otra opción, coloca un espejo que refleje la puerta y nos de control visual de la entrada.


Escucha los demás episodios del podcast en este link.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¡Estamos de vacaciones! Volvemos el 1 de Septiembre.