Kinergi · Blog · Chakras: Ruedas de energia

Chakras: Ruedas de energia

El sistema energético del Ser Humano está compuesto fundamentalmente por

  • Los cuerpos sutiles.
  • Los canales energéticos.
  • Los Chakras.

Y estas tres partes están estrechamente relacionadas entre sí. Lo que afecta a uno de ellos o a una parte, afecta irremediablemente a los otros componentes y, por ende, al cuerpo físico y al mental/emocional.

Los siete Chakras principales se encuentran situados a lo largo del canal energético principal (Shushuma), justo en la intersección con los dos canales adyacentes (Inda y Pingala). En esta intersección de los tres canales principales, se forman unas “ruedas” energéticas que llamamos Chakras.

Estas ruedas energéticas o Chakras sirven de enlace energético entre el sistema energético del hombre: los cuerpos sutiles y los canales energéticos pero también nos mantienen comunicados con las energías de nuestro entorno. Los Chakras reciben, transforman, y distribuyen las diferentes frecuencias energéticas tanto las propias como las externas y las transmutan para que nuestro sistema pueda acoplarse, integrarse y asimilar las diferentes vibraciones. Al tiempo que interconectan los diferentes cuerpos sutiles con los canales energéticos y con el resto del cuerpo físico.

Cada Chakra está asociado principalmente con un cuerpo sutil determinado y con partes específicas del cuerpo físicos y todo ello influye en estados emocionales, sensaciones y pensamientos asociados a esas áreas.

Aunque hay muchos más Chakras secundarios (en palma de las manos, planta de los pies, rodillas, brazos, nuca, etc.) armonizando y activando los 7 principales y el Chakra del bazo podemos mantener armonizado el conjunto completo de todos los Chakras.

Los Chakras están en continuo movimiento giratorio cada uno en una vibración diferente, acorde con su función. Y todos juntos, forman un conjunto armónico que mantiene el sistema energético preparado para enfrentarse a los diferentes retos que le llegan, aprender de ellos a través de transformar y transmutar la experiencia para crecer y evolucionar a lo largo de la vida.

Debido a traumas y shocks emocionales fuertes y continuos, sufrimientos, penas, tristezas y demás emociones negativas, a la toma de drogas, y rituales y actuaciones energéticas agresivas, a una mala alimentación, al poco o mal descanso el o los Chakras correspondientes a esas áreas pueden verse bloqueados, ralentizados, acelerados e incluso a veces, debido a drogas o a otras actuaciones agresivas a nivel energético, o físico como cirugías, el Chakra puede deformarse o romperse.

Ello no solo repercutirá en el área que le corresponde, sea física, emocional/ mental o energética, sino que, debido a su mal funcionamiento obliga a los demás Chakras a “ajustarse” creando un desequilibrio mayor.

Mantener nuestros Chakras en perfecto equilibrio y armonía no solo tiene gran repercusión a nivel físico sino que determinara como me enfrento a la vida, mis reacciones, mis decisiones, es decir toda mi actitud ante el día a día. Todo ello forma mi presente, que, a su vez, prepara mi futuro.

Con los Chakras en equilibrio puedo vivir mi vida de una forma plena y rica, en la que cada experiencia es una oportunidad para crecer. Por el contrario, con mis Chakras en desequilibrio mi vida se verá sumida en una repetición de acontecimientos y situaciones negativas, de las que me será difícil salir porque sin mis Chakras activos y en equilibrio me será muy difícil poder tomar las determinaciones necesarias para salir de esa situación, habrán muchas “interferencias”.

Por eso, manteniendo en armonía mis Chakras no solo potencio y favorezco mi salud y bienestar a todos los niveles, sino que a través de los Chakras puedo conectar con todo mi Ser, teniendo así una magnífica herramienta para crecer y evolucionar desde la Sabiduría más profunda.

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *