Kinergi · Blog · Año de cambios y de reinventarse.

Año de cambios y de reinventarse.

El nombre de Feng Shui habla de movimiento. Su significado, Viento Agua, son dos elementos que siempre reflejan un flujo constante de Chi. En la vida todo es cambio, todo se mueve continuamente. Nada se mantiene estático para siempre. El ser humano perseguimos una falsa idea de “control” para conseguir seguridad.

Por ello, cuando algo no sale como lo teníamos previsto, cuando algo llega de repente, fuera de nuestra planificación, nos crea desasosiego y miedo.

Hemos oído muchas veces que lo determinante no son las circunstancias que nos llegan, sino la forma de enfrentarnos a ellas lo que va a marcar la diferencia. Y ese punto es muy importante.

En estos momentos en el que estamos viviendo una pandemia mundial, confinados en nuestras casas, con una situación económica nada favorable, aparecen todos los de miedos e inseguridades que estaban bien agazapados en nuestro interior.

En el Feng Shui del Tiempo se habla mucho de que todo es cíclico, pero también de como aprovechar esas tendencias para aprovechar todo su potencial y no dejarnos arrastrar por lo desfavorable.

En el seminario de Feng Shui del nuevo año chino insistí mucho sobre que este año era necesario reinventarse, utilizar todo nuestro potencial creativo y aprender a fluir con el cambio de lo nuevo que llegaba. Bueno, no me imaginaba que sería tan tremendo, pero ahí estamos.

Aprovechemos este momento para plantearnos el ¿para qué? Y ¿cómo lo puedo hacer/conseguir/seguir? Que nos ayuda a buscar una solución, en lugar de quedarnos en el ¿por qué? que solo nos lleva al victimismo y al bloqueo.

Además, este mes de mayo es un buen momento para plantearme: ¿como de fuerte están mis raíces, mi base personal? Y eso me lo va a indicar el cómo reacciono yo ante las diferentes situaciones de la vida. Si mantengo la calma y busco una salida favorable eso es un indicador de que la base es sólida. Si me hundo ante cualquier circunstancia, si me cuesta salir airoso/a, si todo me afecta de forma negativa, es hora de replantearme fortalecer esos cimientos y fortalecerlos.

Os recomiendo un pequeño ejercicio: hacer dos listas, uno en la que anotar lo que quiero en mi vida, lo que es importante para mí para estar bien y sentirme más feliz (no vale censurarse, ponerlo todo, sea viable o no); en la segunda lista anotad lo que NO queréis ya en vuestra vida (sea una tendencia que creéis negativa en vosotros, una actitud, un pensamiento, una persona, una situación económica desfavorable, etc.) Sed muy sinceros con las listas, son personales, nadie las va a leer si no queréis.

A continuación es anotar al lado de cada punto (de una y otra lista) qué tengo que hacer para conseguirlo. Por ejemplo si quiero bailar bien: apuntarme (ahora de modo digital, con videos) a clases de baile. Si quiero tener más dinero: cambiar de trabajo, prepararme con cursos, o reducir gastos, etc.

Y solo nos queda priorizar, empezad por lo que os resulte en estos momentos más fácil o más urgente, y planificad una estrategia para ir consiguiendo uno a uno cada objetivo.

Por una parte esto os reforzará en la confianza y seguridad en vosotros mismos, porque contra más metas vais consiguiendo más fácil os resultarán las siguientes. Por otra parte vuestra vida empieza a adquirir un nuevo sentido: ya no sois la víctima o marioneta que se ve impotente, ahora sois co-creadores de vuestro destino. Eso nos refuerza y nos ayuda a crecer como personas.

En estas semanas de confinamiento lo que sí se ha hecho evidente es que el Ser Humano es muy, muy creativo. Así que no le deis la espalda a esa magnífica herramienta que todos traemos “de serie”, cada uno a su nivel.

Toca reinventarnos y crearnos un nuevo presente y, por lo tanto, un nuevo futuro disfrutando el proceso. Un rasgo de nuestra especie es la adaptabilidad, y esto se va a ver reflejado en esta situación. Entre todos podemos inventar un mundo mejor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *